El Espíritu de 1888

El primer Congreso Internacional Espiritista afirma y proclama la existencia y virtualidad del Espiritismo como la Ciencia integral y progresiva.

Fundamentos

  • Existencia de Dios.
  • Infinidad de mundos habitados.
  • Preexistencia y persistencia eterna del Espíritu.
  • Demostración experimental de la supervivencia del alma humana, por la comunicación medianímica con los espíritus.
  • Infinidad de fases en la Vida permanente de cada ser.
  • Recompensas y penas, como consecuencia natural de los actos.
  • Progreso infinito.
  • Comunión universal de los seres.
  • Solidaridad.

Caracteres actuales de la Doctrina

  1. Constituye una Ciencia positiva y experimental.
  2. Es la forma contemporánea de la Revelación.
  3. Marca una etapa importantísima en el progreso humano.
  4. Da solución a los mas arduos problemas morales y sociales.
  5. Depura la razón y el sentimiento, y satisface a la conciencia.
  6. No impone una creencia, invita a un estudio.
  7. Realiza una grande aspiración que responde a una necesidad histórica.

Como consecuencia y desarrollo lógico de sus Principios, el Congreso Espiritista entiende que toda Asociación y todo adepto deben, por cuantos medios lícitos estén a su alcance, prestar su apoyo y cooperación a cuantas individualidades, colectividades o empresas civilizadoras llegue a conocer, y por tanto aconseja:

A. El estudio de la Doctrina, en todo su múltiple contenido.
B. Su propaganda incesante por todo medio lícito.
C. Su constante realización por la práctica de las más severas virtudes públicas y privadas.

Para el logro de sus fines, el Congreso Espiritista entiende que toda Asociación y adepto deberán considerar siempre a los restantes hombres de buena voluntad como hermanos para combatir el vicio, el error y los sufrimientos humanos. En su consecuencia, aconseja:

D. El respeto profundo a todos los investigadores o propagandistas de la verdad, aun cuando no sean espiritistas.
E. El constante esfuerzo para difundir el Laicismo por todas las esferas de la vida. La absoluta libertad de Pensamiento, la Enseñanza integral para ambos sexos y el Cosmopolitismo como base de las relaciones sociales.
F. Federación autónoma de todos los espiritistas. Todo adepto pertenecerá a una Sociedad legalmente constituida; toda Sociedad mantendrá relaciones constantes con el Centro de su localidad; todo Centro local las sostendrá con su Centro Nacional, directamente o por el intermedio de Centros Regionales; cada Centro Nacional las sostendrá a su vez con los restantes. Todos siempre bajo la sola ley del amor mutuo, para obtener un día la fraternidad universal.

Finalmente, el Congreso Espiritista debe hacer constar que no conviene aceptar sin examen solidaridad doctrinal alguna con individuos o colectividades que desoigan los anteriores consejos. Debe recordar también que ya Allan Kardec señalaba los peligros de la excesiva credulidad en las comunicaciones medianímicas: «Han de someterse al crisol de la Razón y de la Lógica», puesto que el solo hecho de la muerte no constituye un progreso.

Barcelona, 13 de Septiembre de 1888. Presidente honorario: José María Fernádez. Presidentes: El Vizconde de Torres-Solanot. P. G. Leymarie. Efisio Ungher. Dr. Huelbes Tenprado. Vicepresidentes: Amalia Domingo y Soler. Facundo Usich. Juan Hoffman. Pedro Fortoult Hurtado. Dr. Hércules Chiaia. Edward Troula. Miguel Vives. Secretarios: Dr. Manuel Sanz Benito. Eulogio Prieto. Modesto Casanovas. Narciso Moret.

Promotores de Foro Espírita